Medio Cursos de Diseño 

E-mail: medio.cursos@gmail.com 

Whatsapp: (+55) 54 99928 1970

Rua Martim Francisco 334 #903

Vila Buarque, São Paulo, SP

CEP 01226 - 000

Brasil

© 2019 | Medio 

COLOR MODELO NCS

Foto: © Medio Cursos de Diseño | «Taller Estudio del Color» basado en el Modelo de Color NCS | © Ana Laura Guigou.

COLOR MODELO NCS

• Estudiar el color tiene ciertas particularidades, es interesante, gratificante, pero a la vez puede resultar algo confuso. Una de las principales dificultades es la carencia de un sistema universal de referencia. 

 

• Se puede establecer un paralelismo para ilustrar a qué me estoy refiriendo. Para quienes estudian música, el sistema de notas musicales cumple la función de padrón estandarizado. Para quienes estudiamos y trabajamos con color no existe un sistema padronizado. 

Foto: © Medio Cursos de Diseño | «Taller Estudio del Color» Modelo de Color NCS | © Ana Laura Guigou.

MODELO NCS vs. PANTONE

• Quizá el sistema Pantone cumpla parcialmente la función de sistema padronizado, pero no lo cumple del modo en que sí lo cumple el sistema de notas en el campo musical. Desde nuestro punto de vista, el modelo de color NCS se encuentra más próximo a cumplir este papel de sistema padronizado. Se parece más al sistema de notas musicales. Y por esta razón es que lo hemos escogido para utilizarlo en todos los cursos, talleres, wokshops y seminarios que dictamos sobre estudio del color.

 

• Voy a intentar explicar, de forma sintética, las diferencias entre Pantone y NCS. El sistema de notas musicales logra darle nombre, basado en un sistema relativamente simple, a los diferentes estímulos sonoros. Sin el sistema de notas musicales deberíamos nombrar los sonidos con complejos valores matemáticos, cada sonido correspondería una determinada frecuencia especificada en una determinada unidad matemática. 

• Por ejemplo, la nota musical «do central» equivale a una frecuencia de 261,626 hercios, la nota musical «la de la afinación» es un poco más simple corresponde a 440,000 hercios. En este sentido, poder escribir, o leer una partitura de música donde los sonidos estuviesen representados por los valores matemáticos, y no por los nombres del sistemas de notas musicales sería muy complejo.

 

• Algo similar ocurre en el terreno cromático, ¿cómo nombrar a los estímulos cromáticos? Todos conocemos los nombres básicos, amarillo, rojo, azul, verde, pero estas denominaciones no tienen el mismo valor que los nombres de las notas musicales. Solo hay un sonido equiparable a la nota musical «do central», pero hay decenas, o quizá cientos de tonalidades que pueden llamarse «rojo».

 

• Esta primera dificultad que surge en el mundo del color sí es solucionada por la escala Pantone. Si nos guiamos por este sistema podemos saber con razonable exactitud que el Pantone 485C equivale a una determinada tonalidad de rojo, esto es un buen paso.

Foto: © KontextWissenschaft, Zürich | Modelo NCS.

MODELO NCS vs. PANTONE

• Sin embargo lo que Pantone no soluciona es en dar pistas sobre el intervalo que existe entre las diferentes tonalidades que se incluyen en su muestrario. Las notas musicales, do, re, mi, fa, sol, la, si, están ordenadas según intervalos similares, conforman una escala, el intervalo de sonido entre do y re, es muy similar al de re y mi. Esta información no está disponible en la carta Pantone, pero sí está disponible en el modelo de color NCS.

 

• Esta diferencia entre los sistemas Pantone y NCS, que tal vez parezca menor, es una característica bastante significativa. Usando otro paralelismo, si la escala Pantone fuese una cinta métrica, sería una escala que solo mide algunas dimensiones, como que le faltarían divisiones equitativamente distribuidas. Se podría medir una dimensión de 17 cm, de 18,5 cm, y luego de 22,3 cm, pero no tendría divisiones para las medidas intermedias. ¿Confuso, interesante? Bienvenidos al mundo del color.

 

• En resumen, el modelo NCS cumple con dos de los requisitos básicos que debe tener un sistema que aspire a padronizar el trabajo con color:

(1) asignar nombres relativamente sencillos para identificar los colores, y (2) que los colores sean organizados por un sistema de escalas con intervalos regulares.

 

• Hay un tercer punto, quizá el más importante, tanto en música, como en el estudio del color. En música, se define un acorde como un conjunto de tres​ o más notas diferentes que suenan simultáneamente y que constituyen una unidad armónica. En forma similar se habla de acordes cromáticos. El sistema de notación NCS habilita a la formación de estos acordes cromáticos.

 

• Como se sabe, el paralelismo entre música y color no es exacto, pero este modo de estudiar los colores, basado en el sistema NCS, ayuda a generar seguridad y estimula la creatividad en el momento de desarrollar paletas cromáticas en los diferentes ámbitos del diseño, arquitectura y otras actividades vinculadas a lo visual.

 

• Quizá esto parezca un poco teórico o abstracto, de hecho, cuando se explica esto en los cursos, no se pretende profundizar. Los cursos que ofrecemos tienen un enfoque práctico, tanto los talleres, como los workshops y las mentorías tienen un enfoque orientado a la realización de ejercicios prácticos. El objetivo de estas explicaciones es entender sintéticamente el fundamento detrás del sistema que usamos en los cursos, pero no es el objetivo teorizar al respecto.

CURSOS 2019

Duración: Opciones de una clase, 12 clases, o mensuales.

Horario: A convenir con el estudiante.

  • Instagram
  • Facebook
Medio-Logo-2019.png